¿C de crisis?

Escrito por: Gisela Rubach 

27 ABRIL 2020

¿Qué es lo que podemos hacer cuando enfrentamos una crisis dentro de un sistema en crisis?

En su libro, Una teoría de la democracia compleja, Daniel Innerarity nos revela que “la principal amenaza a la democracia no es la violencia ni la corrupción o la ineficiencia, sino la simplicidad”. Con una frecuencia abrumadora, los consultores políticos y expertos en crisis, suelen ver estos eventos como un fenómeno lineal con soluciones un tanto simplistas.

La crisis del Covid-19 invadió a un mundo en crisis. ¿Qué es lo que podemos hacer cuando enfrentamos una crisis dentro de un sistema en crisis? A los ojos de todos y presentadas en múltiples análisis, sobresalen una alta desconfianza en las instituciones, ausencia de liderazgos, creciente desencanto de la democracia y marcada desafección política, un humor social cargado de indignación, incertidumbre, enojo y resentimiento.

La desaceleración económica mundial se empata con la recesión de un gran número de países. Una desmedida desigualdad es el fantasma que recorre el mundo, dejando una estela de concentración de riqueza en unos pocos y multiplicación de la pobreza en contingentes cada vez más amplios de la población.

En este complejo escenario, arribó al medio ambiente humano una nueva cepa de coronavirus (Covid-19), a un mundo francamente poco preparado para asumir con rapidez y eficacia la tarea de preservar la vida y resguardar la salud de la población de cada país.

Aprendizajes del pasado

1. La gripe española

La pandemia que vivió el planeta, hace ya un siglo, con la propagación de la influenza, llamada gripe española, nos dejó importantes lecciones. Al parecer, muchas de ellas las hemos olvidado. Las consecuencias fueron catastróficas. Se calcula que más de 50 millones de personas murieron en toda la tierra. En México, inicialmente el gobierno de Carranza se negó a reconocer la emergencia sanitaria y la demora derivó en un mayor número de muertes. Posteriormente, al incrementar los contagios en la Ciudad de México, tomaron medidas muy rígidas como el toque de queda y el cierre de fronteras. Incluso se llegaron a prohibir los besos.

La pregunta esencial es: ¿Estamos haciendo algo distinto a lo hecho hace 100 años? Francamente no concebiría que prohíba los besos un gobierno que prometió “abrazos, no balazos”.

2. La historia de Doña U

Al comenzar los primeros casos del Covid-19 en el país, en febrero pasado, platicando con Doña U, mi mamá, me compartió una historia del final de la guerra y la posguerra alemana, que me dejó reflexiva por algunos días. La Segunda Guerra Mundial tuvo como 2 secuela un imperio de la escasez para Alemania. La vida era francamente dura para los alemanes. Había poco alimento y era racionado. Las familias alemanas son unidas, pero ahora tenían que ser más unidas para sobrevivir. Confiar, cooperar y convivir eran acciones tan vitales como respirar. El entorno familiar y de confianza se convirtió en un soporte esencial para la subsistencia.

Una anécdota al margen, me reafirmó la necesidad de proveer buenas dosis de esperanza para mantenerse a flote y esperar un futuro mejor; uno más terso, opuesto al de una cotidianidad con condiciones definitivamente ásperas. Las jóvenes solteras tejían calcetines para los soldados que estaban en el frente. Antes de enviar los calcetines, solían escribir un mensaje y ponerlo dentro del calcetín: “tendré el honor de ser tu esposa si encuentras este mensaje y me lo regresas”. Eso mantenía la esperanza. Y no pocas encontraron marido.

5 C’s para superar ésta crisis

Me reuní con mi equipo de trabajo vía zoom (plataforma que empleamos para las reuniones remotas desde antes que la cuarentena y el distanciamiento social la pusieran de moda), con el fin de diseñar una estrategia para hacer frente a la emergencia por el coronavirus que pudiera ser adaptada a la mayoría de los municipios latinoamericanos.

Compartí la historia de Doña U, surgieron otras historias, vino la lluvia de ideas y al poco tiempo estábamos perfilando una estrategia integral, con el fin de atender y satisfacer una compleja red de necesidades, demandas y responsabilidades sociales y gubernamentales.

Pusimos como premisa pensar en ampliar la capacidad de respuesta del municipio, para que el alcalde o la alcaldesa puedan salir de esta crisis con una mejor aprobación, pero sobre todo, con el convencimiento de los ciudadanos de que la primera autoridad del municipio estuvo con ellos, los apoyó y salieron adelante juntos.

Acordamos alejarnos de una estrategia simple. Los conflictos previsibles e imponderables rebasarían a la propia estrategia de no tomar en cuenta factores fundamentales para resolver la crisis. De esta forma llegamos a cinco ejes estratégicos que llamamos las 5 C’s para superar ésta crisis.

1. CUIDADOS: proteger la vida, la integridad y la salud de las personas.

2. CONFIANZA: tejer lazos sociales firmes y ser coherente con el decir y el hacer.

3. COOPERACIÓN: la alianza de todos por el mismo fin; salud, economía y respaldo entre vecinos.

4. CONVIVENCIA: generar armonía, concordia, esparcimiento y diversión.

5. COMUNICACIÓN: hacer llegar nuestro mensaje, informar y escuchar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *